Tendencias en la Web: caso Pinterest

Nota: Este texto describe a Pinterest como una nueva herramienta social de Internet, pero también, encontrarás un marco teórico sobre las innovaciones  y los servicios clave en la organización de la información de la Web

Introducción

Desde su creación, Internet ha sido  una maquina imparable de producción de nuevas tecnologías, servicios dentro de la Web que nos ayudan a realizar cualquier tipo de tarea sin importar que tan específica sea, además, con fines diversos como la productividad, el entretenimiento y, uno de los más importantes para los usuarios, el aspecto social y comunicacional.  Sin embargo, no todos los productos tienen el mismo impacto cultural y económico, algunos acaban sólo en nichos, y otros alcanzan la difusión masiva, como lo explica Everett Rogers en su Teoría de la Difusión de Innovaciones. Facebook, es un claro ejemplo de una red social que logró un desarrollo y penetración importante a través de distintas comunidades, pese a que no era una innovación, sino una mejora.

Ser innovador en Internet, no es sinónimo de éxito, y aún cuando se considere “nuevo”, su adopción dependerá de los hábitos y las necesidades de los usuarios dentro de un tiempo determinado. A finales de los 90’s, los creadores de Google lo entendieron, crearon la mejor  herramienta para encontrar el contenido que se generaba en la Web. Al paso de la historia se fueron desarrollando más servicios con objetivos similares e incorporando funcionalidades, como  clasificar, archivar y compartir, que fue el caso de los marcadores sociales y folksonomías como Digg y Delicious. En sus inicios, estos sitios eran muy complicados y poco visuales, sus portadas estaban saturadas de artículos y noticias, no sabías por donde comenzar, y mucho menos, cómo  indexar enlaces a tu cuenta, por lo que  un usuario común no le parecía muy útil,  y terminaba abandonándolos.

Tuve un contacto muy superficial con dichos marcadores sociales, en realidad, abrí las cuentas por moda, pero jamas tuve un uso serio de éstas. En cambio, Twitter fue mi almacén de enlaces, con él cubrí de forma simple el compartir, almacenar e interactuar, pero es una herramienta limitada, un baúl de información sin clasificación y con el paso del tiempo, un basurero virtual. ¿Alguna vez haz tratado de ver tus tweets del año pasado?, ¿tus enlaces favoritos que publicaste hace 6 meses?, es casi imposible. Lo mismo sucede con Facebook, aunque por medio de la “biografía”, retroceder en el tiempo es rápido y sencillo, pero no deja de ser un sitio con fines distintos y meramente comunicacionales.

Pinterest = curación digital

A mediados del 2010, Pinterest llega al ecosistema de Internet,  propuesta que podremos deducir como la combinación de marcador y red social, pero en un sentido más amplio. Su funcionamiento es básicamente hacer un pin en un objeto (imagen o fotografía) que vincula a un contenido específico, para después, clasificarlo en tableros digitales, (sí, al igual que los clásicos tableros físicos de las escuelas con cientos de notas pegadas en ellos). Pinterest acuña el término de “curación digital”, por las características de  encontrar, organizar, coleccionar y archivar enlaces de la Web para el desarrollo de repositorios semánticos de referencia. De esta manera, el usuario podrá descubrir  nuevos contenidos de forma visual y sencilla, no sólo navegando por Internet, sino también a través de los tableros y pines de otros usuarios de esta red.

A mi percepción, Internet nos ha hecho más holgazanes en el uso de las aplicaciones. Las tecnologías emergentes tienen como objetivo favorecer la velocidad, usabilidad y accesibilidad de las herramientas, un ejemplo, AJAX (Asynchronous JavaScript And XML) ayudó a realizar tareas “por debajo del agua”, lo que benefició al crecimiento de las RIA, aplicaciones muy parecidas a las que tenemos instaladas en nuestro sistema operativo, sólo que ahora a través de un navegador Web.

Pinterest hace prácticamente lo mismo, ayuda al usuario a ser más holgazán. ¿y por qué?, al instalar el marcador “Pin It” en nuestro navegador, la red social se vuelve omnipresente, por lo que podemos seleccionar, clasificar y almacenar cualquier contenido desde cualquier lugar.

Derechos de autor y términos de uso

Nosotros somos los que construimos la comunidad, pero no hay que olvidar que lo hacemos dentro de  una empresa privada, la cual se nutre gracias al contenido generado por sus usuarios. Dicho de otro modo, crecemos su capital económico a través de nuestra información. Entonces, ¿Qué pasa con los derechos de autor de las fotografías e imágenes que se almacenan en la red social?, siendo que puede ser tuya o mía. Pinterest se lava las manos con sus términos de uso, sección member content, aclara que todos los objetos tienen vinculado su referencia, pero también, le sedes de forma perpetua todo contenido que publiques, subas o transmitas. Flickr no estuvo de acuerdo, bloqueó los pines a fotografías con derechos de autor. De hecho, es muy fácil hacerlo, basta con agregar un pequeño código en la cabezera de tu página Web:

<meta name="pinterest" content="nopin" />

En definitiva, me gusta Pinterest, sobrelleva las tareas de organización y visualización de contenidos forma eficaz, basta con invitarlos a probarla, y si aún no tienen cuenta y necesitan una invitación, no duden en escribirme.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *