Hackers, la nueva generación

HackerEl día que compré mi primer computadora el vendedor me advirtió que también debía adquirir un buen antivirus. “Se trata de proteger tu equipo”, dijo. Yo no quería proteger mi equipo, quería protegerme a mí ante cualquier robo, o peor de los casos, el borrado de toda mi información.  El antivirus sería mi escudo. No deseaba que hubiera algún fisgón en mi computadora. El hacker era el protagonista de esta hazaña. Los sinónimos negativos sobre este personaje son muchos, ladrón, espía,  y más; aunque sabemos que hay distintos tipos y con distintas filosofías, pero para nuestra sociedad siempre será una persona que  infiltra un sistema informático rompiendo su seguridad.

Cuando incorporamos Internet a nuestras vidas, añadimos nuevos elementos de protección a nuestros equipos de cómputo. El firewall, spyware y anti spam. La frase era: “Cuidado cuando navegas por Internet, se descargan virus”. Sí y no. Algunas páginas contenían código malicioso y nos convertíamos en presas fáciles. Y más, para aquellos que utilizamos sistemas P2P, como el Emule o Ares, donde el compartir y descargar archivos era el tema principal. Aún con todo esto, seguíamos protegiéndonos de manera física y personal. Esto es, era nuestra responsabilidad cuidarnos de estas amenazas.

Ahora es distinto. Las redes sociales y servicios de alojamiento, donde vertimos toda nuestra información personal, son blancos de los nuevos ataques informáticos.  Esta semana, por ejemplo, dos de las más grandes plataformas sociales fueron hackeadas, Snapchat y Dropbox. Una de ellas, la primera, se jactaba de privada y segura. Recientemente artistas famosos fueron victimas de robos desde sus cuentas de iCloud (Apple). Nadie está a salvo.

El paradigma cambió. La seguridad de nuestra información pertenece al propietario de la plataforma. El antivirus, nuestro antiguo y propio escudo, se ha vuelto casi obsoleto, y en algunos casos, olvidado. El escenario principal,  la preocupación de muchos y el enriquecimientos de otros, tiene como nombre, cómputo de nube.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *