La automatización

Luchamos por obtener la mejor tecnología, sin darnos cuenta que son menos manejables intelectualmente. Durante siglos, hemos creado herramientas para reducir la carga de trabajo, y por consiguiente, facilitar las vidas de las personas. Pero, ¿qué tanto afectará la automatización a nuestras habilidades, destrezas y procesos de pensamiento?

Solución del Navbar Bootstrap y WordPress admin menu

BootstrapEl problema de utilizar navbar de Bootstrap, con elemento fixed-top, en sitios Web creados bajo WordPress es encimar, el menú del administrador del CMS con nuestro menú principal. Ya que ambos tienen la misma clase CSS. La solución es muy sencilla

Añade dentro de la etiqueta body:

 <body <?php body_class(); ?> >

Agrega en tu hoja de estilo CSS:

.navbar-fixed-top { top: 0px; }
.admin-bar .navbar-fixed-top { top: 28px !important; }

Con ello, los menus no se encimarán, y ambos no se distorcionarán.

El temor a la desconexión

Todas las mañanas, para ser honestos, soy de los que abren los ojos como abro mi celular. Van de la mano. De hecho, puedo tener los ojos medio abiertos, pero alcanzo a ver mis notificaciones, que durante la noche, mi teléfono inteligente acumula. Es una actividad que se ha repetido desde la inclusión de esta tecnología. Desde mensajes de Whatsapp, Facebook, Twitter, correos electrónicos, y ahora para muchos, Snapchat, Vines y puedo seguir con la larga lista de aplicaciones, que a buenas y a primeras, nos han “conectado” ferozmente con las personas. En ocasiones es hasta extraño no recibir alguna notificación en el transcurso del día, o para ser más frívolos, en un hora. Inmersos en el laberinto de las comunicaciones, sin escape. ¿Cuántas veces te has frustrado porque no tienes celular?, ¿cuántas veces te has enojado porque no tienes Internet?. Pese a que se habla mucho de la brecha digital, aquellos que no tienen acceso a la información, los que la tienen, la sobre usan. Yo mismo he estado a punto del tecnoestrés. Es así como vivimos actualmente: con temor a la desconexión.

Videojuegos, jugando con la violencia

Violencia-VideojuegosAlguna vez, Ted Bundy, el asesino en serie de Estados Unidos, comentó: “muchos de mis impulsos homicidas se desarrollaron en mi niñez, al ver violencia gráfica en medios de comunicación”. Esto no quiere decir, que todos, al ver estos contenidos, cometeremos actos de este tipo. Sin embargo, hay quienes son mayormente susceptibles. Se reduce a decir, una mala semilla sembrada en un mal lugar. Como los árboles que crecen a las orillas de las banquetas, rompiéndolas al crecer. En Columbine, sucedió lo mismo. Dos amigos de la infancia convertidos en personajes del videojuego “Doom”, dispararon y mataron a estudiantes dentro de su propia escuela. Casos como este, muchos. La invasión de múltiples medios y la facilidad de acceder a todo tipo de contenidos es un atributo en la actualidad. Pero con consecuencias graves en niños y adolescentes. En México, bajo el capítulo “Del derecho a la navegación segura en Internet”, en la Ley de Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescente, obliga como decreto a padres de familia o personas que sean responsables de los menores, el vigilar, orientar y cuidar los contenidos que consulten. Pero es alarmante, que los videojuegos, donde nos transformamos en el personaje principal de la ficción, puedan ser los impulsadores de esta violencia. Un ejemplo, Mortal Kombat X: